0 Archivado en Bodas/ Novia/ Novio/ Proveedores

10 cosas a tener en cuenta para tu boda

wonderwoman y superman

Compartir en... Twitter Facebook Google+ Whatsapp

Si te casas pronto, prepárate a echarte unas buenas risas con un motón de cosas que van a surgir en tu boda o preparándola, sí o sí. Yo recomiendo revisar cada poco con tu futuro/a las cosas que sentís y hacer listados para reíros. Si creéis que estas son descabelladas, cuando os caséis, volved a este artículo y me lo decís. 😉

Aquí tenéis mi recopilatorio de 10 cosas a tener en cuenta.

  1. La boda es vuestra. Vuestra de vosotros. Vosotros elegís como la queréis. Todo el mundo va a opinar pero estáis en vuestro derecho de sonreír y decirles amablemente que lo valorareis como propuesta y luego no hacer ni caso.
  2. No sabíais dónde os metíais hasta que estáis dentro. ¡Madre mía del amor hermoso que follón tan majo! No os preocupéis. Esto es como entrar al mar, al principio da yuyu, luego te pelas, luego comes sal y al final nadas tranquilo y eres el más grande.
  3. La gente que se mete a ayudar no siempre es bienvenida. Todo el mundo trata de mostrar cariño hacia la pareja ofreciendo su tiempo y sus valiosos bienes a fin de que ellos tengan una boda estupenda. Lo cierto es que a veces tanto consejo y ofrecimiento aturulla un poco.
  4. Las decisiones están lejos hasta que están cerca y querrías volver a atrás para preparar la elección con tiempo y tomar la mejor decisión. No os preocupéis, una wedding planner os puede organizar las tomas de decisiones para que no entréis en modo “locura total”.
  5. Si tu boda tiene gente de fuera de tu ciudad, será más enajenación que si todos estáis en la misma ciudad. De esto las novias os pueden dar anécdotas mil. Testigos que no llegan, autobuses que van directos a la iglesia… Si este es vuestro caso, avisad con tiempo, ofreced distintas opciones de alojamiento a la gente para que reserve con margen, ofreced una guía de cómo llegar a los sitios, etc. O podéis contratar una wedding planner y ella os lo “guisa” todo.
  6. Todo tiene un precio desorbitado que te sorprende mucho y crees que por mucho menos puedes conseguirlo. Escribí de esto en este artículo. Lo llamo el síndrome de “Todo a 1000€”. Es desquiciante. Queremos un viaje para dos amiga/os. Tanto. Es que es de luna de miel… ¿¿¿¿Cómooooo???? 1000€.
  7. Nunca te había planteado las miles de opciones que existen para cosas que siempre creíste que eran hípersimples. Servilletas. Blancas. Fuera. Pues no. A veces resulta que los detalles acaban complicándose y las miles de opciones resultan entretenidas de escoger sabiendo acotarnos a un margen de precios.
  8. Dijiste que no te gastarías más de X y que sería una boda distinta y especial. Una edición del HOLA no cubre todos los detalles de tu boda, ya sois 600 y ya no es íntima ni con los más allegados. Y además el presupuesto ya se ha superado por mucho. O muchísimo, ya ni sabéis.
  9. El viaje de novios era algo que sabíais que iba a ser vuestro merecido descanso. Además lo tenéis medio pensado desde el segundo mes de conoceros, como los nombre de vuestros quintillizos. De repente, una agencia os ha dicho que ahora se lleva Papúa Nueva Guinea y os han hecho dudar, ¿¡Por queeeeeeeé!?
  10. Os lo han dicho pero os creeis súperwomans y súpermans y creeréis que podréis con todo y con más: no. Va a haber cosas que salgan distintas a como pensabais. Van a ocurrir cosas que alejarán lo previsto de lo que ocurra. Y no siempre hay que volverse loco/a. A veces dejarte llevar te descubre una anécdota divertísima que contar a tus nietos o al perro, vete tú a saber.

También te puede interesar...

Comenta, comparte, opina ;) ¡Es gratis y nos ayudáis mucho con vuestras opiniones! ¡Nos encanta leeros!

Comentar

*